La Summer de Nuria: Transilvania

Si me preguntan por el mejor verano de mi vida, sin ninguna duda tengo que decir que fue el verano pasado. ¿Qué por qué?  Porque fue el verano que descubrí Transilvania a través de AEGEE-Cluj-Napoca y AEGEE-Sibiu, sus bosques, sus castillos, sus ciudades, y su gente.

En abril del curso pasado, me llegó un mensaje al correo de la universidad que decía algo así como “¿Quieres viajar por poco dinero, conocer Europa y gente nueva?”. Y yo, que soy aventurera por naturaleza, me puse a investigar de qué iba la historia. Y descubrí AEGEE, y las Summer University.

Cuando me puse a mirar posibles destinos, los que más me llamaron la atención eran los más remotos: Georgia, Rusia, Finlandia, Turquía, Rumania… ¿Qué mejor momento y situación para conocer un país tan diferente al nuestro? Finalmente me decanté por Rumania, en concreto Transilvania: la temática era perfecta, bosques, naturaleza, senderismo, cultura y tradiciones, además de fiestas y gente nueva de toooda Europa.

En mi casa primero me miraron como si me hubiera vuelto loca, y desde mi círculo de amigos pensaron que se me había ido la cabeza. ¿¿A Rumania?? Pero mereció la pena.

¡Tuve suerte, me cogieron! Así que compré los billetes, hice las maletas, ¡y allí me fui!

Pero la Summer no empieza cuando te vas, empieza cuando te pones a organizar el viaje, a hablar con otros participantes, con los organizadores. Y de pronto te descubres a dos semanas de irte, hablando con un italiano y dos españoles que no conoces de nada, para pasar unos días en Budapest antes de empezar la Summer…

Si tuviera que describir la experiencia con tres palabras, serían: inolvidable, imprescindible y única. Pasé dos semanas en la mejor compañía, conociendo puntos de vista y formas de vivir y de pensar completamente diferentes, practicando ese inglés chapurreado de clase, disfrutando de unas vacaciones increíbles y conociendo Europa a través de los ojos de personas de lo más diverso.

Y a la vuelta no se acaba, esa experiencia te acompaña el resto de tu vida y te abre los ojos, sin duda puedo decir que AEGEE y las Summer University fueron el descubrimiento del año. Así que os animo a que os lancéis y dejéis a un lado ese miedo a lo desconocido. ¡Os esperamos!

Nuria Viñuela, socia de AEGEE León